Feliz Feliz Alegre Alegre

27.2.08

Hace un par de días prentedía escribir algo sobre Jonaz y la parte escrita ya estaba terminada, sólo me faltaba ponerle la linda foto que tomé, pero no contaba con la astucia de Internet Explorer que andaba cual Diva del Cine de Oro y se hacía notar insistente, quería ser el centro de mi atención cada vez que cerraba una de sus lindas ventanas e inmediatamente abria otra sin darme la opción de hacer algo más que estar viéndola y yo temía lo peor, suponía que algún virus ya me había atacado y sin piedad empezaría a destrozar mi computadora por dentro, desde sus más recónditos sentimientos y obscuros deseos.

Finalmente mi lap tiene un antivirus decente, ya no ando "¡a pelo, vaquero!" navegando por la vida cibernética, como paranoica por el Hi5 ni mucho menos resolviendo sudokus con la histeria de que en cualquier momento puedo ser bombardeada por algún despiadado que no entiende que mi vida es este blog y los sudokus y que mi alimento son los minutos que tardo en resolverlos y los comentos que dejan aquí. También tengo este maravilloso invento del hombre blanco: ¡Firefox! hasta siento como la revolución tecnológica rema por mis venas y nuevamente soy libre de poner fotos sin sentido y con mucha falta de estética.

Empezaré por orden de aparición:

Ok, a lo mejor no se entiende muy bien, pero ahí en medio de la banqueta, había escombros. Pero esto pasó después de que Nestor y yo fuimos a ver Cloverfield y esperábamos en la esquina para cruzar la calle, cuando de repente y sin avisar, esos pedazos de edificio cayeron a lado de nosotros y creímos que la ficción ya había superado a la realidad y nos preparábamos para luchar contra un monstruo que no se ve bien, cuando volteamos y vimos que un señor se preparaba para aventar un trozo de fierro para continuar limpiando la azotea de dicho inmueble. ¡Yo quería pelear contra una aberración de la naturaleza!


En esta, Linares y yo nos alistábamos para grabar el comercial de mi Teletón, y no el de mis problemas mentales, sino el que apoya la noble causa de hacerme ir al concierto de Radiohead en Toronto este próximo agosto, así que las donaciones las puede empezar a mandar desde su Western Union preferido o venga a mi casa y entrégueme el dinero personalmente. Si lo que a usted le quita el sueño, son mi déficit de atención y mi paranoia, esquizofrenia y demás, puede unírse al entrenamiento para el Maratón en Contra de los Amigos Imaginarios y Malas Influencias Alucinantes de LauRa.


Pero si a usted lo que realmente le preocupa, y hasta ha hecho su testamento después de tanto viajar en metro y leer sobre las estadísticas de cuantas personas mueren al año, a causa del Fuego Invisible... ¡no sufra más! que nuestras autroidades tan prontas, expeditas y pertinentes, han pensado en usted y cual madres protectoras, le arrullaran para que siga roncando en el metro mientras usted es protegido por los Extintores Invisibles para Fuego Invisible. Todos ellos son posibles gracias a la marca ACME.



Y finalmete, hoy en la mañana mientras mi ocio juntaba todos mis problemas mentales y los exorcisaba de mi cabeza, se me ocurrió la brillante idea de hacer galletas de avena en forma de dinosaurio. Debo reconocer que a pesar de que cierta persona me había dicho en un criptograma que la masa no era así y que me iban a quedar feas, superé sus malas vibras y mis deliciosa repostería quedó impecable y fácil de digerir. Yo creo que me ayudo el Espíritu de Chepina Peralta que quedó impregnado en el rodillo autografiado que tiene mi mamá y que usé para que la masa tuviera un centímetro de grosor.

1 Comentos Coquetos:

Paulsa dijo...

Jajajajaja no mames La-lá!
Esta bien comico lo de tus galletas
Qe te qedaron tan sabrosas!! *-*
Yo digo qe hagas mas! :D
Jaja yo no vi cloverfild...se escribe asi?? :Z xD